miércoles, 12 de agosto de 2015

NO SE HABLA DE LO QUE NO SE SABE


NO SE HABLA DE LO QUE NO SE SABE




Yo sé de medicina, lo mismo que se de física cuántica, no se de derecho, no se escribir, solo trato de plasmar palabras con coherencia de acuerdo a lo vivido.
Pero cuando vives casos de negligencia por omisión por parte de funcionarios públicos (que chiste usar ese término, cierto), donde una enfermera ante los llamados de un familiar de un paciente de avanzada edad le responde: “Lo voy a ver, cuando me paguen” y varias horas después de dicha acción (indebida por cierto y totalmente contraria al ejercicio de su profesión); éste paciente fallece, nos hace pensar de la inexistencia de amor por su profesión, por su trabajo y hasta llega a dudar de que esta persona sea realmente humana (si un ser humano de los que botamos sangre roja), de acuerdo a esto, es imposible guardar silencio, por eso me desahogo en estas letras, ya que al ver el sufrimiento de familiares que buscan respuestas al trato indebido de este trabajador.
Luego de pensar en esta situación y tratando engranar soluciones, notas que es una situación general no solo en el departamento sino de nuestra querida nación, y por otro recordando cosas que se aprenden en las tablas donde recuerdas que la economía es la administración de los recursos escasos (lo que bien se aprende nuca se olvida). Dices: Hey!!! Pero busquemos Economistas que administren nuestros hospitales (podría ser una solución).

Pero la solución no se encuentra en la administración como tal, porque por más que el estado inyecte recursos y busque mil maneras de financiar la salud del país y mejorar los niveles salariales, de suministros y en infraestructura. El problema principal es ese VIRUS, SIIIII! ese virus de pereza y desgano, de esa desobediencia que no te permite tener corazón ante los casos que se presentan día a día. O tal vez sea la monotonía y la costumbre que nos convierta seco de corazón. 
Aunque comprendo que el salario es el mejor estímulo para que un trabajador realice con amor sus labores, y si no son canceladas sus mensualidades no van a trabajar de mejor manera. Pero pienso que sería también bueno, recordarles que si no tienen ese don de bondad y se sienten insatisfechos con la trata laboral lo más sensato es el cambio de empleo donde realmente valoren su trabajo, pero la verdad creo que están en la profesión equivocada. 

También queda claro que el tipo de contratación del personal es un gran problema, porque el que se encuentra en la nómina de planta de la entidad creen que tienen escriturado el puesto y nada ni nadie los va a tumbar, por otro lado está el contratista que como solo es contratado por servicios prestados piensa que su paso por la misma es pasajero y en ninguno de los casos prevalece el sentido de pertenencia hacia esa empresa que bien o mal les da de comer.
Para que una empresa (pública o privada) funcione de buena manera debe tener gente con sentido de pertenencia, gente que sude la camiseta día a día, gente valiosa y no por su preparación académica sino por su don de gente, demostrar que SON HUMANOS.

Y aquí termina mi intervención, que no va a servir de nada, es más, puede que nadie se tome la molestia de leerla, y que en el tiempo dedicado a escribir estas palabras y compartirla por este medio van a seguir muriendo personas por las mismas razones, que quienes lo atienden no van a cambiar su forma de actuar y que la supersalud no tomará medidas sobre estos casos. Pero dije lo que pensaba y eso es importante para mí.

2 comentarios:

  1. Palabras coherentes que enmarcan la realidad de inició a fin! Realidad que todos padecen excluyendo a quienes tiene la facilidad o se endeudan para tratar de salvar una vida y esperando que la situación mejore.

    ResponderEliminar
  2. Palabras coherentes que enmarcan la realidad de inició a fin! Realidad que todos padecen excluyendo a quienes tiene la facilidad o se endeudan para tratar de salvar una vida y esperando que la situación mejore.

    ResponderEliminar